Alegria de la huerta

Alegria de la Huerta

Acolchado / Mulching

El acolchado o mulching es una técnica con la que se protege el suelo mediante una cobertura que hace de barrera física y evita que salgan las malas hierbas.

Acolchado o mulching con paja                                                                                 

El acolchado del terreno  es una técnica más que recomendada en la agricultura ecológica y cumple muchas funciones además del control de las malas hierbas:

  • Protege el sustrato y los microorganismos que viven en él frente a inclemencias climáticas como quemaduras por el sol, variaciones bruscas de temperatura, erosión por el viento, lluvia intensa que puede provocar encharcamientos…
  • Ayuda a mantener la temperatura adecuada en la zona de las raíces, conservando el calor en invierno y el frescor en verano.
  • Reduce la pérdida de agua por evaporación y proporciona sombra al suelo, ambas cosas hacen que la humedad del sustrato se mantenga mejor.
  • Si se utilizan materiales orgánicos como componentes del acolchado o mulching, se colabora con la fertilización del sustrato ya que, a largo plazo, acabarán por descomponerse e incorporarse al suelo aumentando la cantidad de humus.
  • Aumenta la biodiversidad y la actividad biológica gracias al aumento de la población microbiana en el suelo.

Cuándo y cómo realizar el acolchado o mulching

Lo mejor es instalar el acolchado cuando el suelo esté húmedo y no demasiado frío: el otoño o la primavera son los mejores momentos para hacerlo.

Deberás extenderlo con el suelo libre de malas hierbas, por lo que conviene que primero elimines manualmente las que ves y que realices una escarda o laboreo del terreno para eliminar las que no ves.

El espesor de la capa de mulching deberá ser suficiente para asegurar que las semillas de malas hierbas que caen en el terreno no puedan llegar al sustrato y echar raíces, y para que las semillas que están ya en el sustrato no puedan germinar o nazcan muy débiles. Para conseguir esto, el espesor deberá ser uniforme y de unos 4-5 centímetros como mínimo. Pero…¡tampoco hay que pasarse! Si el espesor de la capa de acolchado es demasiado grande, esto puede perjudicar al drenaje y se pueden producir encharcamientos porque el agua no se infiltre bien en el suelo: no pases de los 10 cm. Cuanto más ligero, seco y aireado (con huecos) sea el material usado, mayor deberá ser el espesor de la capa.

Si el material del acolchado o mulching está formado por partículas orgánicas debes tener evitar triturarlas demasiado, ya que si  son muy finas se descompondrán rápidamente convirtiéndose en humus, y la capa de mulching pasará de ser una barrera a ser el sustrato perfecto para que se asienten las malas hierbas cuando las semillas caigan al suelo (ya que suelen ser menos exigentes que nuestros cultivos).

Tipos de acolchado

Los materiales que pueden utilizase para la capa de acolchado son muy variados y pueden ser tanto naturales (orgánicos o inertes) como sintéticos:

  • Paja y heno: mejoran mucho la aireación y la humedad del suelo; además de que, a largo plazo,  aportan gran cantidad de humus. A pesar de esto, es conveniente añadir al suelo algo de abono orgánico si se utiliza este tipo de material de cobertura, ya que su descomposición es muy lenta y el material no es rico en nitrógeno.
  • Corteza desmenuzada: o la adquieres directamente ya preparada para su uso como acolchado o debes compostarla o bien almacenarla durante varios meses antes de su colocación para que desprenda la resina.
  • Restos de poda triturados
  • Hierba o césped cortado: muy nutritivo para el suelo y, por tanto, para las plantas. Es un material de cobertura barato y eficaz. En este caso debes tener en cuenta que el espesor no deberá superar los 5 cm porque si la capa es muy gruesa no circulará bien el aire y se empezará a descomponer generando demasiado calor que puede dañar las plantas.
  • Hojas secas

El acolchado o mulching con materiales secos y ligeros (paja, helechos, heno, serrín…) es conveniente para tierras “pesadas” que tienden a compactrase.

Los materiales húmedos de rápida descomposición (césped cortado, hojas…) son ideales para climas más húmedos. Pero en estos casos hay que tener en cuenta que la capa de acolchado o mulching debe  renovarse a menudo y que debe ser delgada para evitar la compactación y favorecer la aireación.

pie